Con las máquinas más actuales y siempre nuevas. Estamos tan encima de ellas que no les damos tiempo a estropearse. Y además, vamos sustituyéndolas progresivamente, por otras nuevas. Así nos aseguramos de que tiene siempre lo mejor, lo más nuevo, y de que van a funcionar como usted desea.
Estamos tan cerca, que en media hora nos presentamos para solucionar cualquier incidencia que pueda surgir. Simplemente con una llamada, nuestro técnico más cercano se pone en marcha. A cualquier hora. Siempre que se nos pida. Incluso aunque no se nos pida, porque regularmente acudimos para limpiar, reponer producto y dejar en perfecto funcionamiento nuestras máquinas.
Probablemente, la nuestra es la empresa de Vending que más operarios tiene por máquina. Eso nos permite poder visitarlas más veces al día que cualquier otra empresa, con lo cual se multiplican las atenciones prestadas al mantenimiento y rellenado de las máquinas, y se disminuyen las posibilidades de que se produzca algún problema o se queden sin producto. Así de sencillo. Damos un trato personal a nuestras máquinas, para dar así un trato personal a nuestros clientes, y cumplir ese “trato” que hacemos con ellos: atenderles como se merecen.